Nuestra historia como Comunidad

El pasado curso 2014-15 realizamos la segunda Fase de Sueño. Tenemos un montón de objetivos que están encontrando acomodo en la escuela este año. Un gran desafío, sin duda. Las Comisiones Mixtas están a punto de echar a andar…

Así empezamos

La Comunidad de Aprendizaje del colegio público Julián Mª Espinal Olcoz nació el curso 2009-2010. El claustro de profesoras y profesores, inquieto y deseoso de alcanzar un mayor conocimiento del hecho educativo  y de la transformación que exigían los tiempos, inició un período de  formación con personas pertenecientes al C.R.E.A., una institución vinculada a la Universidad de Barcelona que trata de desvelar y corregir los resortes por los que muchas niñas y niños y personas adultas quedan injustamente excluidas de la llamada Sociedad de la Información y del Conocimiento.Tras treinta horas de formación  compartida con familiares del alumnado -lo que denominamos Fase de Sensibilización-, el claustro de nuestra escuela decidió dar el paso y proponer a los padres y madres la transformación de nuestra escuela en una Comunidad de Aprendizaje. Fue un éxito de asistencia y participación. Sólo quedaba echar a andar, es decir, tomar la Decisión de constituirnos en una Comunidad de Aprendizaje.

A comienzos del curso 2009-2010 el Consejo Escolar aprobaba dicha transformación, una vez que a amplísima mayoría de familias del centro había votado que estaba de acuerdo con la escuela fuese a partir de entonces una Comunidad. La Toma de Decisión fue el final de un largo proceso donde hubo mucha reflexión e intenso debate.Compartir nuestras diferentes visiones de los problemas y ser conscientes de la intención positiva de todo el mundo nos ayudó a aprender con los demás.

Llega la Fase de Sueño

Poco tiempo después, en noviembre, se realizaba la Fase de Sueño, en la que todas las personas -alumnado, profesorado, padres y madres-, expresamos cómo queríamos que fuese nuestra escuela ideal. Dimos el pistoletazo de salida con un recorrido por el pueblo informando a los vecinos y vecinas de Mendigorría de que era hora de pensar en nuestra escuela ideal. Pero antes de eso, las chicas y chicos de la escuela se distribuyeron en grupos de diferentes edades. Antes de recorrer el pueblo las maestras explicaron con entusiasmo y dando todos los detalles pertinentes por dónde había que ir y qué había que decir a las personas que se encontraran por la calle.

En la Plaza Consistorial colocamos un pequeño puesto informativo para que las personas mayores del pueblo y todo el mundo nos preguntara en qué consistía la Fase de Sueño de nuestra Comunidad de Aprendizaje.

Con un buen fajo de octavillas los niños y niñas se lanzaron a la desafiante tarea de explicar al vecindario el porqué de aquella mañana tan ajetreada. Había quienes se sorprendían mucho de lo que estaba ocurriendo. Otras personas, como Suani, aunque ya eran conocedoras de lo que pasaba, no perdieron detalle de las explicaciones.

Persuadir a los chicos y chicas de que había que esforzarse por ser claro y conciso fue un objetivo de los maestros. Conchi, nuestra directora, se afana en darle al momento la importancia que tiene.

Teníamos que hacernos oír y a esa tarea nos entregamos todos y todas.  Los más pequeños, portando y golpeando coberteras, metieron ruido de lo lindo. La tradición de Mendigorría de llamar así a los Reyes Magos cada cinco de enero  revivía en noviembre. ¡Fue muy divertido! Cuando todo acabó volvimos a la escuela.

Al frente del grupo, Sara, Ruth y Marta  nos trajeron la música con la que remataríamos una salida muy, muy fructífera. De esta manera acababa una experiencia única. El pueblo de Mendigorría empezaba a conocer en qué consistía la transformación de la escuela. El primer paso estaba dado…

 Los sueños se fueron colocando en distintos lugares de la escuela durante dos semanas, al cabo de las cuales todas las personas que quisieron los descolgaron para proceder a su análisis.

Constituimos las Comisiones Mixtas

Tolerar la incertidumbre y arrimar el hombro para clasificar los sueños, analizarlos y establecer las prioridades fueron tareas en las que las familias y las maestras se metieron de lleno. El resultado, bien palpable: se crearon las tres primeras comisiones mixtas de la Comunidad: Comisión de Infraestructuras, Comisión de Convivencia y Comisión de Formación de Familiares.

En torno a una mesa nos reunimos un nutrido número de familiares, maestros y maestras… ¡YA ÉRAMOS UNA COMUNIDAD!

Después de tres años de intenso trabajo y compromiso con la mejora constante hemos dado vida a este blog que esperamos sea un VEHÍCULO FORMATIVO E INFORMATIVO. De esta forma hacemos más visible  lo que  ocurre en nuestra escuela, y mostramos cómo vamos dando vida a un proyecto educativo realizado por personas que se atreven a pensar que otro mundo es posible.

Anuncios