Los 7 Principios de la Comunidad

En esta página del blog se describen brevemente los siete prinicipios del Aprendizaje Dialógico sobre los que las Comunidades de Aprendizaje basan su propuesta de transformación de los centros educativos. Son los siguientes:

1. Diálogo igualitario:

Dialogar es conversar con las demás personas sin imponer la propia opinión, basándonos en posiciones de poder o adoptando estrategias para llevar a la otra persona a nuestro terreno. Constituye una apuesta firme por hacer que prime la fuerza de los argumentos, no el argumento de la fuerza.

2. Inteligencia cultural:

La inteligencia constituye un potencial biopsicológico moldeable que se actualiza según las oportunidades que se crean en cada contexto, en cada ambiente, en cada lugar. El concepto de inteligencia cultural integra tanto a la inteligencia académica como a la inteligencia práctica y a la comunicativa, y hace hincapié en el aprovechamiento de la diversidad de potenciales de las personas para lograr el desarrollo individual y alcanzar el bien común.

3. Transformación:

El concepto de transformación se refiere a la necesidad de cambiar las circunstancias que fomentan la desigualdad en cualquiera de sus formas y la falta de oportunidades, convirtiendo los obstáculos en oportunidades para superar dichas desigualdades. Como dice el educador brasileño Paulo Freire: “Las personas somos seres de transformación, más que seres de adaptación”.

4. Dimensión instrumental

Nuestra Comunidad de Aprendizaje nace para que los niños y las niñas aprendan más y lo pongan de manifiesto, no importa qué tipo de prueba se les pida que realicen. Para cumplir este objetivo universal  rechazamos de plano toda forma de segregación o exclusión educativa que en tantas escuelas se concreta en la existencia de agrupamientos específicos o de desdoble -ni en el caso de alumnado que ofrece un rendimiento académico superior a la media ni en el de aquellos que no llegan a los mínimos establecidos- . Como apunta la comunidad científica internacional, el rendimiento académico insatisfactorio responde más a las bajas expectativas y prejuicios mantenidos injustamente a lo largo del tiempo que a la capacidad real de aprendizaje del alumnado.

5. Creación de sentido:

El antiguo modelo autoritario ya no tiene cabida en la actual Era de la Información y del Conocimiento. Las personas podemos tomar decisiones concienzuda y reflexivamente, sin plegarnos al yugo de las tradiciones o, únicamente, obedeciendo los dictados de las personas expertas, que ya no tienen el monopolio del saber. El conocimiento se encuentra distribuido entre las personas y debe ser compartido dialógicamente y en igualdad de condiciones. Convocando la libertad y ejerciéndola desde el diálogo igualitario es como construimos el sentido, entre todos y todas.

6. Solidaridad:

Lograr el pleno éxito educativo requiere del compromiso y la solidaridad de todos los agentes educativos que operan más allá de las aulas, de las asociaciones, de los colectivos, de las instancias gubernamentales, etc. Con la colaboración de todos y todas, el aprendizaje se extiende a todos los lugares, dentro o fuera de la escuela, y nadie queda excluido.

7. Igualdad de diferencias

El Proyecto de Comunidades de Aprendizaje asume las diferencias entre las culturas y entre las personas como punto de partida de una insondable riqueza sobre la que ir construyendo el presente y soñando un futuro mejor, donde todo el mundo tenga cabida en igualdad de condiciones. Solo las propuestas igualitarias desde los ámbitos político, económico, educativo, laboral, etc. pueden elevar el nivel de democracia y aumentar la cohesión social en el seno de las sociedades.