Las personas colaboradoras

Las  personas  participan de muy diversas maneras en nuestra Comunidad de Aprendizaje: unas toman parte en los Grupos Interactivos, otras participan en actividades o acompañan al alumnado y al profesorado en salidas programadas, etc. Todas estas personas forman lo que denominamos voluntariado, una parte fundamental de toda Comunidad de Aprendizaje.

¿Quién es una persona colaboradora?

Además de la persona voluntaria existe otra figura también muy importante en la vida de la escuela: la persona colaboradora. A lo largo del tiempo, en las escuelas nos hemos dado cuenta de que hay muchas personas que viven o trabajan en el entorno, que atesoran un gran conocimiento o que exhiben una notable destreza en algún campo del saber en el que los docentes no estamos tan duchos. Cuando nuestra escuela se transformó en una Comunidad para que nuestro alumnado aprendiera más y mejor, teníamos muy claro que contaríamos sincera y continuamente con ellas porque nuestro propósito era lograr que la escuela fuera un motor de enseñanza más potente, en el que cupiera toda aquella persona que tuviera cosas que enseñar y que dispusiera de tiempo y de atrevimiento para dar el paso y compartir su saber con los chicos y chicas de Mendigorría.

Pero, ¿en qué se diferencia una persona voluntaria de una colaboradora?

Tanto una como otra colaboran con el profesorado y ambas lo hacen de forma desinteresada. Sin embargo la diferencia entre las dos es clara. El voluntariado asiste a la escuela como dinamizador de una actividad ya propuesta, organizada y llevada a cabo por los docentes, que son responsables exclusivos de la actividad.

La persona colaboradora, por el contrario, acude a la escuela a compartir sus conocimientos, a mostrar sus destrezas, y siempre invitada por el profesorado para llevar las riendas de la actividad, proponiendo y  organizando lo que considere más importante, aunque con la supervisión constante de las maestras y maestros que se hayan responsabilizado de la actividad. Naturalmente, antes de la sesión en la que se desarrolle la actividad habrá existido el suficiente contacto  con los docentes que garantice que todo va a discurrir según lo previsto.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

¿Cómo se convierte alguien en colaborador?

No importa si la persona colaboradora  tiene o no formación académica o títulos que avalen su conocimiento. Solo queremos en nuestra escuela personas que ofrezcan su entusiasmo y sus  conocimientos, saberes que la vida misma haya validado –existan o no credenciales académicos que lo certifiquen–.

Los niños y niñas han de aprender que todas las personas son potencialmente enseñantes, se les proporcione o no un marco organizado, estructurado, en el que mostrar sus conocimientos. No hace falta insistir en el impacto que tiene en la persona que colabora con la Comunidad,  la experiencia de contribuir  a formar al alumnado. Tanto si se trata de personas con formación reconocida, como hemos tenido en Mendigorría, como si hablamos de personas que no han asistido a otra universidad que la de la vida –como también hemos tenido y seguimos teniendo–,  la oportunidad que damos a los chicos y chicas de la Escuela Infantil y Primaria es la de reconocer la valía de todas  las personas.

Desde que somos una Comunidad de Aprendizaje estamos empeñados en cambiar la imagen de la escuela. No queremos ser una institución alejada de la realidad cotidiana, donde impartimos saberes librescos alejados de los intereses de los niños y niñas y de sus familiares.

Para ser colaborador o colaboradora, como para ser una persona voluntaria,  se requiere solo de una cosa: un poco de valentía para comunicar lo que se sabe.  Las personas de a pie tienen derecho a ser escuchadas en la escuela aun cuando tradicionalmente no hayan sido  investidas de ese derecho. Las niñas y los niños han visto esa función en los maestros, cuando todo el mundo puede hacerlo. Esto estamos contribuyendo a cambiarlo. El maestro de hoy en día está viendo transformado su rol de constante transmisor por el de gestor del conocimiento que ya se encuentra distribuido entre todas las personas. Por esta razón, necesitamos a las personas colaboradoras.

Anuncios