Nuevas Comisiones Mixtas para este 2016-17 en la Escuela de Mendigorría

Ya han sido constituidas las seis comisiones mixtas que van a trabajar por el cumplimiento de los sueños de la comunidad entera. La Programación General Anual de este 2016-17 recoge la constitución de las siguientes comisiones cuyos objetivos, someramente expuestos, son los siguientes:

  • Comisión de Inglés y Comisión de Euskera: potenciar el uso de ambas lenguas, tanto dentro como fuera del colegio.
  • Comisión de los Caminos Escolares: reducir el acceso diario al centro mediante el coche.
  • Comisión del Medio Ambiente: disminuir y reciclar adecuadamente los residuos, y mejorar el Terraplén del colegio.
  • Comisión de Convivencia: finalizar el Plan de Convivencia del centro.
  • Comisión de la Jornada Continua: implantar la jornada continua para el curso próximo, con objeto de que, entre otros beneficios, nuestro alumnado pueda disponer de más horas de Biblioteca Tutorizada.
El aula del Primer Ciclo fue el escenario para que las coordinadoras de la Comunidad expusieran el planteamiento general de las comisiones y se acordaran los días de la semana para la reuniones pertinentes.
El aula del Primer Ciclo fue el escenario para que las coordinadoras de la Comunidad expusieran el planteamiento general de las comisiones y se acordaran los días de la semana para la reuniones pertinentes. Quienes no pudieron asistir por diferentes motivos serán avisados para la primera reunión de la comisión a la que pertenezcan.

Trataremos de lograr los objetivos propuestos trabajando con constancia y calma. ¿Por qué decimos esto? Porque la experiencia de estos años nos ha enseñado lo siguiente:

  • Anima mucho conseguir objetivos palpables, por pequeños que sean.
  • Ahorramos esfuerzos en vano si somos concretos en nuestras aspiraciones.
  • Es imprescindible respetar el ritmo del grupo que trabaja.

Sin duda, mantener un ritmo adecuado, que huya de los acelerones y las pausas prolongadas, es un pasaporte para el éxito. Lo que verdaderamente anima es ver, con el paso del tiempo, que los pequeñitos éxitos del pasado que se acumulan van formando primero un poyete, luego un pedestal, que va sosteniendo el proyecto comunitario. Da gusto mirar atrás y ver lo conseguido. Objetivos tan pequeños y tan grandes a la vez como, por ejemplo, entrar y salir del cole o bajar y subir del recreo con música se consiguieron por la inquietud colectiva. Hoy ya nadie se extraña de ello, salvo aquellos que vienen a Mendi por primera vez. En fin…

El diálogo es una oportunidad para dejar atrás los egos limitantes y encontrar un horizonte compartido para que siga su curso el trabajo en pos de nuestros sueños. Tras ocho años de experiencia, y sin pretender hacer un listado exhaustivo, cabría preguntarse por algunos rasgos importantes para la continuidad de una comunidad de aprendizaje:

  1. Entrenarse en el respeto mutuo para llegar a ser expertos y expertas un día, aprendiendo de los errores propios y de los ajenos. No estamos en una comunidad porque somos dialogantes y sabemos escuchar, sino más bien al contrario: nos volvemos dialogantes y desarrollamos habilidades de escucha activa cuando respiramos una atmósfera que trabaja verdaderamente en comunidad. No hay otro requisito para formar parte de una comunidad que asumir de verdad que no hay requisitos.
  1. Sobrellevar el miedo, no tanto vencerlo, mediante el apoyo de personas cercanas que nos ayudan a salir de nuestra zona de confort con ciertas garantías. Lo que sostiene como proyecto a toda comunidad es la intención de que cada uno y cada una de sus integrantes aporte lo que esté en su mano para lograr los más altos propósitos.
  1. Liderazgo compartido, asumiendo que nuestras fortalezas son las debilidades de alguien cercano y nuestras debilidades son las fortalezas de alguien más. La consecuencia de todo ello es que la comunidad se hace más competente y habilidosa para resolver problemas y hacerse mejores preguntas.
  1. Hacer visibles los pilares de un centro levantados con el diálogo, utilizando los cauces disponibles.  Solo si estos pilares han sido construidos por un grupo grande de personas, podremos garantizar la continuidad de una línea de trabajo sólida. Por más que existan demandas concretas que busquen algún tipo de beneficio personal, no comunitario, prevalecerá el esfuerzo compartido por muchas personas y el empeño por lograr el bien común.
  1. Dar apoyo institucional desde la Administración a las iniciativas de transformación de los centros escolares para que la sustitución de unas personas por otras en las labores de tutoría, gestión y dirección de los colegios no interfieran negativamente en la vida comunitaria y el logro de los objetivos educativos.

Aunque el proyecto de las comunidades de aprendizaje no sea hoy una iniciativa por la que opten la mayoría de los centros, sí comparte con todos ellos el deseo de espolear a los niños y niñas a que alcancen un desarrollo integral, a que aprendan cuanto puedan. Lo que diferencia a un centro ordinario de una comunidad de aprendizaje es que esta desea que haya muchos más colegios que se transformen en una comunidad porque quienes sí lo somos, sabemos que los problemas disminuyen al estar más cerca los unos de los otros o, al menos, se resuelven los problemas mejor cuando se está al lado de los demás. Los colegios que somos una comunidad de aprendizaje tenemos menos problemas de los que tendríamos si no lo fuéramos. Porque conocemos esto, queremos que los demás recorran su propio camino como comunidad. ¿Quién se apunta?

 

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s