¡Vámonos de tertulia callejera, chicos!: el Día del Libro en Mendigorría.

Con motivo del Día del Libro, el pasado 22 de abril los alumnos y profesores del Colegio Público de Mendigorría dejamos las aulas para leer en las calles. Libro en mano, nos dimos un paseo hasta el corazón del pueblo y nos perdimos por los aledaños de la Plaza del Ayuntamiento para hacer lo que hacemos una vez por semana en el colegio: pasar un rato de tertulia literaria.  Antes de eso, al despuntar la jornada escolar, algo después de las 9 de la mañana, nos reunimos en la entrada del cole para recordar que hace 400 años moría don Miguel de Cervantes Saavedra, el celebérrimo creador del más famoso de los caballeros andantes, don Quijote de la Mancha. Niños y grandes leímos algunas frases entresacadas de aquí y allá.  Incluso nos atrevimos con un pasaje de la esforzada vida del enjuto manchego, uno en el que acababa recibiendo una buena tunda… ¡Pobre hombre!  Después de eso, nos regresamos a las aulas no sin antes recordar a los presentes que al finalizar el recreo callejearíamos hasta encontrar una buena ubicación, aposentar nuestros traseros y charlar sobre un libro, un buen libro.

DSC07112

Nada más salir fuimos dejando regalos en los coches. Estos regalos no eran sino multas, ´multas literarias´, papelotes casi idénticos a esos otros en cuyo anverso algunos conductores de vez en cuando leemos la matrícula de nuestro auto y, sin caballero andante a quien acudir para vengar nuestro descontento, acudimos presto a Tráfico para ahorrarnos la mitad del agravio. Bueno, el caso es que colocamos una de esas multas en la luna delantera de cada uno de los coches con los que nos topamos. El reverso de ese regalito era una frase, un poema, un pensamiento en torno a la lectura y los libros, en torno al placer de leer y a la aventura de viajar desde el sillón o desde cualquier lugar donde acomodarse con un libro entre las manos.

DSCI0808

Este improvisado guardia urbano le recuerda al caballero al volante que su inexistente infracción no solo está lejos de costarle un euro sino que, muy al contrario, le producirá algún contento si lee con atención el texto que esconde el reverso de la multa. El agraviado conductor parece rendirse a la elocuencia del notario de la infracción devolviéndole una sonrisa bien merecida.

DSCI0780

Los pequeñitos se hicieron notar en el pueblo. Curiosos y con ganas de saber, los viandantes se acercaban al grupo para observar y preguntar, porque eso es lo que hace quien se extraña por algo. Interesarse por la tertulia también es interesarse por los tertulianos y por las emociones que nacen en ellos al abrir un libro. Los más jovenzuelos del cole se dejaron atrapar por dos obras distintas: Amigos y Te echaré de menos, papá.

DSCI0793

Los lugares son espacios habitados por personas que quieren para sí una vida sentida. Algunos invitan especialmente a compartir lectura aunque nunca antes hayan sido escenario para ninguna. Los lugares donde tienen lugar experiencias verdaderas se cargan de nuevos sentidos porque las personas nos apropiamos de ellos con nuestras acciones. Así nos empujamos a pensar creativamente y, por tanto, empezamos a vivir en mundos siempre nuevos.

DSCI0786

El Misisipí no pasa por Mendigorría pero Tom Sawyer encontraría mil y una oportunidades para explorar el mundo también aquí. La lectura de sus aventuras y desventuras seguro ayuda a estos chicos y chicas a barruntar que ese jovenzuelo americano bien podría haber pasado unos días por estos lares tratando de comprender…

DSCI0804

Paisaje al fondo y pensamiento dentro, todo mezclado, todo aflorando de alguna manera, no siempre de forma comprensible, en los comentarios de los tertulianos. El horizonte literario se va alejando según nos vamos haciendo mayores… Así también, el mundo se va ensanchando…

DSCI0811

La tertulia literaria invoca la libre expresión del impacto de la obra, poniendo coto al análisis de adjetivos, formas verbales y jerigonzas estilísticas. Siempre acabamos rindiéndonos al gusto de encontrar algo valioso, siquiera doloroso. Ahí mismo emerge una causa para la alegría, una razón para el optimismo. Y para la fortaleza interior.

DSCI0796

Los buenos libros nos muestran posibilidades nuevas, ayudan a que nuestra imaginación haga músculo y nos enseñan que siempre hay caminos inexplorados, andurriales sorprendentes, angostos vericuetos que uno puede tomar. Un buen libro nos da una lamparita con la que ver dónde poner el pie… Un buen libro siempre nos acompaña hasta el final del túnel.

DSCI0801

La intensa vida de Buck -el perro protagonista de La Llamada de lo Salvaje, de Jack London- nos hace pensar en la ley del más fuerte, nos hace pensar en qué sería de nosotros si las circunstancias vinieran mal dadas. Como cada buen libro que leemos, pensamos en nosotros mismos porque un buen libro siempre habla del buen lector que lo lee.

Los libros que leemos juntos nos ayudan a construir el sentido también juntos y nos empujan a encontrarnos. Así, poco a poco, los alumnos mayores de nuestra escuela han llegado a aceptar el reto de escribir… ¡una novela! Porque nos pusimos a tiro de la lectura, caímos rendidos ante la escritura.

                                          ¡Hasta pronto lectores!

Anuncios

1 Comment

  1. ¡Qué maravilla! Ojalá hubiera podido celebrar yo también el día del libro. Me habéis dado mucha envidia.
    Seguid así niñ@s, ¡¡¡a través de la literatura se aprende muchísimo!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s