Finaliza la Segunda Fase de Sueño del Colegio Público de Mendigorría: soñar la escuela para transformarla.

Finalizada la Fase de Sueño, ahora comienza lo mejor. Hay reunidos centenares de sueños que podrán convertirse en objetivos si así lo decidimos en comunidad. Padres, madres, abuelos, profesores, vecinos y vecinas de Mendigorría… Todos estáis invitados a participar en un proceso abierto para decidir qué nos conviene más, qué nos va a hacer crecer a todos y a todas como personas y ciudadanos…  Extendemos nuevamente la invitación a quienes deseéis venir al cole para clasificar, debatir y establecer prioridades con una actitud abierta y distendida, sin pretensiones de imponer nada a nadie, pero firmes en la convicción de que la responsabilidad directa del trabajo realizado en las aulas recae en las maestras y maestros de la escuela. Ellas y ellos siguen liderando con firmeza un proyecto educativo que crece con el compromiso de los familiares y sin el cual no sería lo rico que es hoy.

Hace tiempo decidimos que establecer puentes entre el colegio, los familiares y la comunidad entera era absolutamente necesario para caminar lejos. Con la experiencia acumulada en los últimos años hemos  confirmado que este camino es correcto: los principios del aprendizaje dialógico siguen hoy más vigentes que nunca y, más que una mera apuesta académica, constituyen la base sobre la que crear el sentido que la educación anhela y los tiempos que corren necesitan.

El vídeo que hemos subido en esta entrada recoge el paseo que nos dimos por Mendigorría con objeto de informar a todo el mundo de que empezábamos a soñar. Con abrigos invernales, nos dimos un garbeo con catorce buzones que colocaríamos en los establecimientos del pueblo para recoger los sueños de todo el mundo. El paseo lo amenizaron los pequeños músicos de la escuela que regalaron nuestros oídos cuando nos deteníamos durante el periplo callejero.

Las diferencias entre aquella primera fase de Sueño de hace seis cursos y la que ha acabado hace pocos días son notables, aunque la más importante de todas es que en esta ocasión no había tanto que explicar: ya habíamos aprendido que soñar es cosa de todos y que las familias, el profesorado, los voluntarios y los colaboradores del Colegio Público Julián María Espinal Olcoz estamos expresándonos con mayor libertad, aunque todos y todas hemos de seguir siendo escolares para graduarnos en la escuela del respeto profundo y la sincera consideración al otro.

Seguiremos apostando por lo seguro, es decir, por el encuentro entre las personas para que los objetivos sean más potentes y transformadores de una sociedad como esta, que necesita aprender a dar más y exigir lo que es justo para, a cambio, recibirlo todo.

Las cosas en la escuela tienen el marchamo de siempre: mucho trabajo en todas las aulas. Últimamente, los pequeñitos aprendiendo de elefantes en un nuevo proyecto que escogieron entre todos; los del Primer Ciclo estudiando la luz y  las fuentes luminosas; los del Segundo dándole duro a la robótica, y en el Tercer Ciclo haciendo experimentos de Fìsica y Química, algo que los mantiene ojipláticos. En definitiva, todos y todas aprendiendo mediante la indagación dialógica.

Volveremos pronto para dar cuenta del trabajo realizado con los sueños, de cómo los estamos clasificando, y de cuáles van a dejar de ser sueños para convertirse en objetivos de todo el colegio y la comunidad. Hasta entonces… ¡seguid soñando!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s